Defaunación

El incremento e intensidad de actividades humanas tienen actualmente un efecto a escala global. Cuyas principales consecuencias son la pérdida y fragmentación del hábitat, la invasión de especies exóticas, extracción masiva, cacería, entre otras, que provoca a su vez, un proceso de Defaunación, es decir la extinción de individuos y especies animales en los ecosistemas.

La defaunación tiene implicaciones relevantes, como la pérdida de funcionalidad de los ecosistemas y  efectos cascada que provocan extinciones secundarias debido a la interdependencia entre las especies. Dada la sensibilidad e importancia de este componente en los ecosistemas, el monitoreo está enfocado en la fauna.

MONITOREO DE DEFAUNACIÓN

El parámetro rector en los que se basa el SIPECAM, y que es además ampliamente recomendado para estudios de monitoreo (Fisher & Burton 2012), es la medida de ocupación (MacKenzie et al 2002). Esta variable de estado permite medir la ocurrencia o ausencia de una especie, así como permitir  calcular índices multiespecie, útiles para estimar la diferencia en la composición y abundancia por efecto antropogénico (Bowler et al 2016), es decir indicadores asociados a degradación.  La ocupación puede calcularse a partir de datos de detección de especies de fauna de mamíferos y aves de mediano y gran tamaño en cámaras trampa, así como en la detección con sonidos audibles y ultrasónicos para grupos de murciélagos, aves y anfibios por medio de micrófonos. Esta fauna brinda servicios ambientales al hombre, tales como biocontrol por parte de los murciélagos insectívoros y su gran monto de consumo de insectos que son plaga en cultivos. De tal forma que la incidencia de grupos funcionales de estos quirópteros y su detección mediante grabadoras en el campo nos provee de conocimiento sobre las actividades que la fauna realiza en el sitio, además de la detección de  polinizadores (aves, murciélagos e insectos) que participan activamente en la producción de alimentos de consumo humano e inclusive llegan a ser indicadores de calidad del agua.

Además el SIPECAM está basado en el monitoreo de la incidencia de ectoparásitos en pequeños mamíferos capturados pormedio de trampas Sherman. Estos, permiten evidenciar la provisión de servicios que los ecosistemas en buen estado de conservación proveen en la salud humana porque la incidencia de ectoparásitos infectados de enfermedades que se transmiten al hombre (zoonóticas) parece ser consistentemente alta en sitios degradados. En este sentido destaca el importante papel que la biodiversidad juega en el mantenimiento del bienestar en el hombre.